sábado, 17 de diciembre de 2011

Una vez (mas...)



Sólo por una ligera discrepancia
No es el mismo el vacío,
Aunque mudos igual
Estén los grifos
y la rígida atmósfera
se beba mis tejidos
riendo, desbordando de sus comisuras
la jamás mitigada ausencia
del candor perdido en la botella

Sólo por un matiz escuálido
Apenas insinuado
No diré que la sombra se repite
Idéntica en lobreguez y espasmo
Pese a que huye
Del canto arrodillado…
Que se guarece tras los helados huesos
Menesterosos, oxidados…
Y girabunda al fin, cae en el vaso

Tan sólo por estos nuevos trazos
Que agujas verdes y amarillas
Grabaron (o gravaron) en la imagen
Descolla leve
Esta zozobra impenitente
Al desertar sin duelo alguno
Bajo mis pies el suelo muelle
E ilusorio
En que mis sueños se posaron

Ya lo se. Es el mandato
Inquebrantable y prolijo de los tiempos.
El ser lo mismo y otra cosa,
El haber bebido demasiado
Mas aún no lo suficiente
Como para un último desmayo.
Es el temblor de las uñas entintadas
De filosa mismidad empedernida
Que con otras pupilas se me clava.

“Todo es igual pero es distinto”
Enarbolan los carteles.
Son otras las gotas esta noche
Pero es la misma su sustancia.
El áureo resplandor de siempre
Traerá mañana
Una muerte diferente.
Y si brota una mano de entre la maleza
Habrá renacido el mismo duende.

Que una vez más estallen
En infinitas luces derramadas
Las alas de mi conciencia,
Y reverbere su voz
En un rincón distinto
De latas y maderas de angustioso insomnio,
Que se quiebre al final de su caída
Sobre alguna piedra única en su especie
Que merezca este único delirio.

1 comentario:

NoeliaA dijo...

No sé por qué me gustaron estas líneas por sobre todo:
"Es el temblor de las uñas entintadas
De filosa mismidad empedernida
Que con otras pupilas se me clava."

Buen poema, Vivi, un beso grande